Inicio > Sin categoría > Solidaridad y Responsabilidad Social – Mucho Más que Entregar sin Esperar Nada a Cambio

Solidaridad y Responsabilidad Social – Mucho Más que Entregar sin Esperar Nada a Cambio

2012_11_26_1125_1353939937_17-10_357x210Publicado en el Cuerpo de Reportajes del Diario de Aysén, Domingo 2 de Diciembre de 2012

Es correcto y altamente recomendable que las empresas tenga una perspectiva adecuada de la responsabilidad social que tienen con el entorno que las rodea y cobija, y por otra parte la sociedad estará siempre dispuesta a exigir dichas contribuciones. Sin embargo no siempre la sociedad está dispuesta a ayudarse a sí misma de forma natural y espontánea.

En medio de toda catarsis cultural que significa en Chile la Teletón, y que llega precisamente a su punto más alto este fin de semana, esta sentencia parece un contrasentido absurdo. Pero si lo analizamos con calma en nuestra actuación individual del día a día, podríamos efectivamente preguntarnos, más de si somos solidarios, si somos realmente responsables con la sociedad en la que vivimos.

Y ese cuestionamiento no es tan absurdo, es decir, cuando no hay cámaras de por medio, y cuando no hay reconocimiento público, hasta dónde estamos dispuestos a llegar para preocuparnos por la gente que nos rodea, sus familias y la nuestra. Esto no quiere decir que debemos andar repartiendo dinero que no tenemos por la vida, simplemente tratar de hacer las cosas bien y como corresponde, nuestro trabajo bien hecho finalmente es una gran forma de aportar a construir una sociedad mejor.

Por cierto que esto no es suficiente, pero es un primer paso, concreto, tangible y reservado, que hace que las cosas fluyan mejor en todo sentido. De esta forma también la pertenencia a una sociedad que se hace llamar solidaria es mucho más honesta y sólida, porque siendo sinceros con nosotros mismos, en Chile nos jactamos de ser un país solidario, y claramente lo somos una vez al año, pero eso no es suficiente.

Y la razón de por qué no lo es, se entiende cada vez que una de nuestras campañas por ayudar a los desvalidos o víctimas de desastres naturales llega a su fin, cuando se lee el último cómputo y la emoción recorre transversalmente nuestra sociedad, ese sentimiento intimo de regocijo y pertenencia a una sociedad que hace bien las cosas es enorme, imaginemos por un momento lo que sería sentirlo siempre y no solamente en ocasiones especiales.

Cuando el lector se enfrente a esta columna una nueva Teletón ya habrá concluido, esperemos confiados en que todo saldrá bien, en un país donde la política ya no convoca y donde la polarización de ideas se toma nuestros canales de comunicación y redes sociales, la constancia de que al menos un día al año la mayoría de nosotros se embarca con entusiasmo en una buena causa común, nos hace bien, muy bien. Esforcémonos entonces para que no sea un hecho aislado, seamos responsables con nuestra propia sociedad.

Anuncios
Categorías:Sin categoría
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: