Inicio > Sin categoría > Reforma Tributaria – Discusiones de Fondo

Reforma Tributaria – Discusiones de Fondo

Publicado en el Cuerpo de Reportajes del Diario de Aysén, Domingo 23 de Octubre de 2011

En estos últimos días nos hemos acostumbrado a las manifestaciones de todo tipo, por lo general muy ruidosas y a veces derechamente beligerantes, como si la capacidad de juntar más gente, gritar más fuerte o irrumpir por la fuerza en reuniones para amedrentar a las personas, garantizara tener la razón.

Y la verdad es que aunque los planteamientos e ideas que dan sustento a las movilizaciones pueden ser muy válidos, como muchos creemos, esa validez comienza a diluirse cuando se transforma solamente en el grito de una masa vociferante que marcha y marcha sin fin, y al parecer, hacia a ningún lugar concreto.

Sin embargo, de todo esto algunas cosas positivas pueden rescatarse, lo que al menos es un consuelo ya que de otra forma nos enfrentaríamos a seis meses de agenda nacional irremediablemente perdidos, y esa cantidad de tiempo tirado a la basura para un país en vías de desarrollo es un lujo imperdonable. Pero bueno, de las cosas en limpio hay una digna de destacar y que tiene que ver con estudiar una reformulación de nuestra estructura tributaria.

Evidentemente eso es algo que no se puede tratar al compás de tambores, flautas, piedrazos y discursos altisonantes, hay que discutirlo con calma ya que sus efectos pueden ser muy buenos, o muy malos en términos de solucionar o ahondar aún más las brechas sociales que buscamos subsanar. Evidentemente se trata de un tema complejo ya que nunca hay que perder la perspectiva que el esquema tributario de un país no es un fin en sí mismo, es solamente un medio para alcanzar un fin común de nuestra sociedad.

De la experiencia europea podemos aprender que no basta con cobrar impuestos altísimos, dos o tres veces más que los nuestros, sino que también hay que saber muy bien qué hacer con ellos y cómo materializar esos objetivos, porque de hacerlo mal los déficit estructurales pueden traer consecuencias nefastas, como le pasa a muchas de esas economías que en este momento tambalean por la delgada línea de la quiebra. Además, y eso lo sabemos todos, una vez que se entrega un beneficio social, es imposible quitarlo, por muy lógico y financieramente necesario que sea.

Por lo tanto la discusión de fondo, antes de determinar porcentajes o a quiénes se le debe cagar más la mano, es saber concretamente qué queremos hacer, cómo vamos a hacerlo, cuánto nos va a costar, cuál es el horizonte de tiempo, qué tan coherente y factible es nuestro plan, y recién ahí ver las formas de financiarlo.

Muchos enarbolan ejemplos como el de Finlandia, pero hay que hacer una salvedad, primero ver efectivamente cuál es la situación real de las finanzas de ese país, y segundo entender que Finlandia está habitada por finlandeses, dolorosamente más prácticos y educados que nosotros. Por lo que nuestros esfuerzos van en comprender primero muy bien nuestra realidad, nuestros recursos, nuestras competencias y optimizar así nuestro futuro. No necesariamente apuntar a ser una segunda Finlandia, pero sí un mejor Chile.

Anuncios
Categorías:Sin categoría
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: