Inicio > Sin categoría > Hudson – Reacciones Volcánicas

Hudson – Reacciones Volcánicas

Publicado en el Cuerpo de Reportajes del Diario de Aysén, Domingo 6 de Noviembre de 2011

Algunos días antes del feriado largo supimos que el volcán Hudson había vuelto a la vida después de 20 años, cronométricamente preciso desde 1971, cada dos décadas exactas este macizo nos pone en conocimiento de su existencia, y no necesariamente de la manera más amable. Si somos sinceros, tampoco podemos decir que nos sorprenda mucho ya que era un hecho conocido en la región de que había un alto grado de probabilidad de que esto sucediera este año. En ese escenario, no dejó de llamarme la atención la reacción refleja de los habitantes de nuestra ciudad de Coyhaique.

Es lógico que un hecho como éste puede llamar a la alarma justificada, pero a la primera noticia de fumarolas en el volcán que no eran otra cosa que vapor de agua, supermercados y bencineras supieron de un aumento explosivo de la demanda, al punto de que en algunos casos tuvieron que cerrar sus puertas por falta de stock.

Se puede pensar con toda justicia que dadas las experiencias anteriores, el temor a una evolución peligrosa de los hechos es totalmente comprensible. Sin embargo la magnitud de la reacción a la señal emitida puede ser también discutible. Y en ese sentido me gustará reflexionar sobre otros hechos que no necesariamente tienen relación con nuestro querido volcán, pero cuyo comportamiento se puede homologar fácilmente.

Me refiero específicamente a los mercados bursátiles y sus reacciones extremadamente volátiles, si lo pensamos un segundo, los vaivenes de la economía actual en su estructura tan globalizada, obedecen en la mayoría de las veces más que a una sobre reacción, derechamente a la histeria colectiva, que claramente pierde con mucha rapidez la racionalidad y se deja influenciar fácilmente por cualquier señal, sin detenerse a pensar si tiene fundamento o no.

Ejemplos de estos comportamientos en los mercados mundiales hemos tenido muchos en los últimos años, y si ustedes se colocan a analizarlos, todas sus evoluciones siguen el mismo patrón, surge un problema inesperado, los mercados reaccionan histéricamente en masa y por un tiempo se vuelven extremadamente volátiles, hasta que el tema decanta a su verdadera dimensión y se vuelve a la realidad. Todo lo anterior no tendría nada de malo si sólo quedara como un caso de análisis en un texto de estudio, pero en el mundo real esa crisis provocó perjuicios económicos, emocionales y familiares a cientos de miles de personas en todo el mundo, y eso sí da para pensar.

Si en nuestro caso quisiéramos saber de qué magnitud es una respuesta adecuada, y en qué momento reaccionar, lamentablemente eso es algo que no se puede enseñar, se aprende con el tiempo, pero sí se puede dar un consejo, siempre es bueno mirar primero el problema para tratar de dimensionarlo realmente, analizar alternativas y tomar una decisión.

Se podrá pensar que en una emergencia esto no se aplica porque no hay tiempo para tanto protocolo, pero este proceso no tiene por qué ser lento, una mente entrenada puede abordarlo sin problemas. El punto importante e inicial, es que sepamos determinar primero si estamos ante una real emergencia o no.

Anuncios
Categorías:Sin categoría
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: