Inicio > Sin categoría > Bautizo – Errores y sus Consecuencias

Bautizo – Errores y sus Consecuencias

Publicado en el Cuerpo de Reportajes del Diario de Aysén, Domingo 13 de Noviembre de 2011

En los últimos días hemos sido informados, de pronto más abundantemente de lo necesario, sobre las nuevas y reiteradas faltas al sentido común de algunos de nuestros seleccionados de fútbol. Es justo preguntarse si este es un tema como para tratar en esta columna que se aboca más bien a temas de administración y negocios, y la verdad es que los paralelos que se pueden establecer son casi inmediatos.

Las faltas a la disciplina y compromisos adquiridos son parte de la vida misma, en ámbitos personales y sobre todo en esferas laborales. Todos hemos estado de ambos lados del mostrador, hemos cometido errores y nos han perjudicado errores de otros, y por lo general siempre hay sanciones de por medio, dependiendo claro de la magnitud de la falta y del carácter de quién esté al mando.

En este punto es dónde aparece la figura del líder con absoluta nitidez, ya que es él quien es el llamado a resolver el problema, establecer las sanciones, reconstruir los ánimos y volver la situación a la normalidad. Cuando este líder es fácilmente cuestionable por su conducta anterior esta tarea se hace mucho más difícil. Cuando su perfil es demasiado autoritario le puede ser fácil tomar sanciones, pero muy difícil recomponer los ánimos acercándose paternalmente a su equipo.

Por otra parte, el papel de los infractores también se puede analizar en patrones que se repiten comúnmente. Hay personas que por desinterés, desmotivación, ignorancia o derechamente torpeza, cometen errores que no necesariamente son muy importantes y que una vez reconvenidos y re-instruidos sigue su camino sin mayor problema.

Hay otros que al momento de caer se plantean la superación como una meta personal y logran alcanzar aún mayores logros futuros tomando esa caída como una verdadera bisagra en sus vidas. Pero hay algunos que no importa la cantidad de veces que se equivoquen, tienen la tendencia a cometer de nuevo faltas por múltiples razones, pero sin duda la más grave es la pérdida de proporciones respecto de la responsabilidad de las funciones desarrolladas y el impacto que genera tanto en su entorno laboral como personal, el incumplimiento de los compromisos.

Hay que ser cuidadosos, todos cometemos errores, pero hay que tener la hidalguía de reconocerlos y pedir disculpas cuando corresponde, y no ahondar la falta culpando a los demás ni dando razones que no tienen ningún sentido.

El espectáculo que hemos visto en los últimos días seguramente hemos podido analizarlo desde las experiencias personales, pero hay algo que me ha llamado la atención, que es el rechazo masivo ante la irresponsabilidad y la falta de disciplina, y ese sin duda es un bautizo para nuestra sociedad muy positivo.

Anuncios
Categorías:Sin categoría
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: