Inicio > Sin categoría > Sí, quiero… – Matrimonio de Altas Proporciones

Sí, quiero… – Matrimonio de Altas Proporciones

Publicado en el Cuerpo de Reportajes del Diario de Aysén, Domingo 8 de Mayo de 2011

Guillermo y Catalina se juran amor eterno frente al altar, esto no tendría nada de extraordinario si no fuera por el hecho de que los están observando en ese momento culmine cerca de dos mil millones de personas. Las bodas reales tienen la particularidad de llamar la atención de mucha gente y también levantar polémica por la mantención de una forma de gobierno que en la gran mayoría de los países del mundo, ha quedado atrás hace mucho tiempo.

Y por lo tanto también surge automáticamente la pregunta sobre la utilidad que realmente tiene mantener una familia real, a costa de los impuestos de todos por cierto, en un país del primer mundo desarrollado. No es un gasto menor, y sólo se podría entender a lo lejos por el apego a costumbres ancestrales que se traspasan de generación en generación, y que finalmente representan la esencia de las sociedades.

Pero hay un ángulo que me gustaría explorar, y es cuánto le significa a Inglaterra y a los demás países de europa mantener un gobierno que equilibra monarquía y democracia. En otras palabras, ¿es rentable tener una familia real instalada en un palacio sin otra obligación que cumplir pulcra y protocolarmente cierta cantidad de rituales al año?, ya que si bien pueden representar a su estado fuera de sus fronteras, no inciden mucho en el gobierno interno.

Y la respuesta podría sorprendernos, porque un evento como el de hoy puede demostrar cómo una institución tan criticada por su inutilidad, puede ser no sólo útil sino que muy rentable. No hay que ir muy lejos, basta con pensar en cuántos turistas se movilizaron para estar ahí, cuánto comercio detallista ha tenido un alza extraordinaria en sus ventas, cuánto costaron los derechos de televisión que permitieron gente de todo el mundo ver en directo el evento, cuántos corresponsales tuvieron que trabajar duramente para cubrir todos los detalles, y podríamos seguir.

Finalmente la reflexión va por el hecho de que efectivamente mantener una monarquía puede ser, o parecer, caro e inútil, pero si se mira de otro punto de vista, también puede ser un activo y una imagen de marca para un país, siempre y cuando sea coherente y arraigada en su historia cultural, al que se le puede sacar mucho provecho si se sabe manejar bien. Significa esto que nosotros deberíamos tener una monarquía, por ningún motivo, no porque no sea una forma de gobierno respetable, sino porque no está en nuestras raíces culturales y lo haríamos sólo por figuración, y llegaríamos tarde, ya no lo hicimos no más.

Felicidades a los novios y a todos ustedes un muy buen fin de semana.

Anuncios
Categorías:Sin categoría
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: