Inicio > Sin categoría > Emprender o No Emprender – He ahí el Dilema

Emprender o No Emprender – He ahí el Dilema

Publicado en el Cuerpo de Reportajes del Diario de Aysén, Domingo 13 de Febrero de 2011

Si se quiere emprender en Chile, hay que salvar algunos obstáculos. Si bien se están haciendo esfuerzos desde el Ministerio de Economía para agilizar los trámites y plazos, mientras eso no se encuentre operativo iniciar una aventura empresarial es en este momento un camino lento y caro. Constitución de sociedad, ante notario y por supuesto con la asistencia de un abogado, publicación en Diario Oficial, registro en el Conservador de Bienes Raíces, iniciación de actividades en Servicio de Impuestos Internos para obtener RUT, impresión y timbraje de facturas o generación de documentos electrónicos, previa comprobación de domicilio por parte del mismo Servicio, y timbraje del libro de compraventa.

Son algunos de los pasos más importantes que se me vienen a la mente en este instante, y ante eso no puedo dejar de sorprenderme de que al llegar al final de ese camino han pasado alrededor de tres meses, se pueden haber gastado, dependiendo del caso, perfectamente poco menos de medio millón de pesos, y aún no se ha hecho ni siquiera la primera venta. Por lo tanto y en rigor después de todo esto no se ha recorrido ningún camino, recién se está llegando al punto de partida.

Algunos se descorazonarían sólo de pensar en ese panorama, de hecho muchos lo hacen, otros siguen adelante y de ellos sólo algunos superan los primeros tramos de la carrera para llegar con relativo éxito al final de la misma. Esto último nos lleva a preguntarnos qué es lo diferencia a estos pocos que llegan a recorrer todo el camino, y la respuesta no está tanto en los aspectos regulatorios ni en las facilidades que se pueden dar al emprendimiento.

En este punto puedo afirmar que el problema no está en la estructura administrativa de la creación y gestión de una empresa, de hecho nuestro país podría tener un sistema mucho más ágil y barato de iniciación de empresas, y seguramente lo tendrá en el futuro. Tenemos una serie de instrumentos, fondos, agencias e instituciones preocupadas de apoyar a los empresarios sobre todo si están en una etapa de crecimiento incipiente. Pero aún así no todos tienen el mismo desempeño, y la respuesta es tan obvia que cae de Perogrullo, no todos los empresarios son iguales.

Lo que Perogrullo no nos cuenta, es que el secreto no está en las capacidades ni en la inventiva, está en la actitud hacia adelante, la diferencia en aprovechar las oportunidades o en esperar a que alguien o algo me las de. En definitiva, la diferencia entre pensar automáticamente en el beneficio o subsidio que me puede dar el Estado para mejorar mi negocio, o pensar en que puedo hacer yo primero o dónde puedo obtener financiamiento para mejorar mi negocio, antes de pensar en una ayuda del Estado. La diferencia puede parecer sutil, pero no lo es.

Anuncios
Categorías:Sin categoría
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: