Inicio > Sin categoría > Horario de Colación – Una necesidad que hay que ajustar

Horario de Colación – Una necesidad que hay que ajustar

Publicado en el Cuerpo de Reportajes del Diario de Aysén, Domingo 30 de Enero de 2011

El miércoles de esta semana cuando salí de la oficina un poco más tarde de lo habitual para ir a almorzar, vi algo que me llamó mucho la atención, Coyhaique parecía una ciudad abandonada, con ese silencio y ausencia de un domingo en la mañana. No me refiero solamente a que el comercio cierra sin titubear sus puertas, todo el mundo desaparece, hasta las tres o cuatro de la tarde en que todos vuelven de su almuerzo y a veces reponedora siesta.

Evidentemente esta generalización es injusta con algunas personas que sí cumplen horarios como en la mayoría de las ciudades del país. Pero no deja de llamar la atención que esta costumbre, muy agradable por cierto a los ojos de los que venimos del stress capitalino a radicarnos en una zona extrema, pueda en cierto modo también marcar los destinos de una ciudad si no nos detenemos un momento a revisar.

Una de las cosas que me explicaron en cuanto puse un pie por primera vez en Coyhaique, hace ya un tiempo, fue que el que se apura en la Patagonia pierde el tiempo. Esa frase por cierto me hizo mucha gracia por el concepto cultural que lograba resumir en tan pocas palabras.

Sin embargo, después de un tiempo de vivir y trabajar acá, me doy cuenta que por mucha gracia que tenga ese concepto para definir una forma de hacer las cosas, y el orgullo con el que sus habitantes lo repiten y defienden, también es cierto que esta ciudad está por alcanzar cierto nivel de desarrollo donde la exigencia de disponibilidad de servicios será mucho mayor, y no será suficiente citar esa frase para satisfacer a los clientes, turistas y ejecutivos que están llegando, para quedarse, con mayor frecuencia cada día.

Por lo que vale la pena preguntarse si no será el momento de que la ciudad y sus habitantes comiencen a asumir que viven en una Capital Regional, y que para bien o para mal el ritmo de sus vidas comenzará a hacerse más rápido y exigente, porque finalmente esa es una responsabilidad de un centro urbano que es la cabecera de la región, y que está llamado a sostenerla, impulsarla y apoyar su desarrollo.

Por cierto que muchas personas no verán lo que digo con buenos ojos, pero lamentablemente la realidad a veces nos golpea sin pedir permiso, y nos demuestra que por mucho que queramos que las cosas mantengan su ritmo de antaño, con la nostalgia que eso nos provoca, lo cierto es que generalmente la realidad no es como nos gustaría que fuera, es como es solamente.

Anuncios
Categorías:Sin categoría
  1. Edu
    abril 24, 2011 en 0:21

    Discrepo de tu columna amigazo. Lo que planteas están falso como la “necesidad” de celulares, correo electrónico y otras.
    Disfruta el ocio, es algo perdido en Santiago desde que se impusieron los malls y sus horarios, la idea es ser eficaz y eficiente y tener buena calidad de vida, aprovecha los espacios de tu nueva vida, de estar más con la familia y los amigos, de trabajar para vivir y no al contrario.
    Lo que hace especial al sur es la tranquilidad, y los turistas a eso van, sino elijes ir a una metropolis.
    Un abrazo, muchos cariños a la doña, y de a poco cambia tu costumbre inculcada de necesitar estrés.

    Edu…

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: